HealthONE - May 15, 2020

Muchas de nuestras clases del programa y grupos de apoyo ahora están disponibles mediante WebEx. Para hacer una pregunta o inscribirse en una clase, contáctenos al 720-754-2155.

Consejos de nutrición ante el COVID-19 – PARTE I (Un mensaje de su equipo de nutrición y trasplantes)

¿Se siente estresado por el bombardeo constante de noticias acerca del COVID-19, las órdenes de permanecer en casa, la falta de TP J? ¿Le sucede que está comiendo alimentos reconfortantes más a menudo? ¡Usted no está solo!

Como sabe, los acontecimientos estresantes, ya sean importantes o poco significativos, provocan una respuesta fisiológica conocida como “lucha o huida”. Cuando se activa el sistema nervioso simpático, nuestro cuerpo secreta adrenalina y cortisol en nuestro sistema y se libera glucosa extra en nuestro torrente sanguíneo para proporcionar combustible a nuestros músculos.  Durante acontecimientos estresantes de corta duración, la respuesta de “lucha o huida” puede ayudar a mantenernos enfocados y alerta.  Sin embargo, el estrés crónico puede contribuir al aumento de peso no deseado, a un sistema inmunológico debilitado, presión arterial alta, cardiopatía, cáncer, problemas digestivos y depresión. 

En el caso específico de la nutrición, el estrés crónico puede causar lo siguiente:

  • Cambios en el apetito o el consumo de alimentos (aumento o disminución).
  • Cambios en los antojos de comida - típicamente un aumento del consumo de alimentos ricos en azúcares simples.
  • Aumento del consumo de cafeína, alcohol u otras sustancias.
  • Cambios en la función intestinal que potencialmente pueden causar problemas digestivos. Además, el estrés crónico puede empeorar problemas digestivos preexistentes, tales como acidez estomacal o Síndrome del intestino irritable.
  • Dolores de cabeza, fatiga, tensión muscular o insomnio.

Es en momentos como estos que la atención es tan importante, de manera que pueda saber qué tipo de hambre está sintiendo.  Pregúntese, ¿es hambre física o hambre emocional? Utilice la tabla a continuación para ayudar a determinar si está comiendo para sustentar a su cuerpo o su mente.

Física (por debajo del cuello o con base en el estómago): Emocional (por encima del cuello):

Esta hambre es gradual

Esta hambre puede ser repentina

Busca satisfacerla con distintos alimentos

Busca satisfacerla con un alimento específico

Es paciente

Es urgente

La provoca una necesidad física

Se puede relacionar con una emoción molesta (p. ej. estrés, tristeza, ira, frustración o aburrimiento)

Implica elecciones deliberadas y conciencia alimentaria

Implica comer de forma automática o distraídamente

Se detiene al alcanzar la saciedad

No reconoce o deja de comer en respuesta a la saciedad

Se da cuenta que comer es necesario

Se siente culpable acerca de comer

Si ha determinado que está comiendo para calmar sus emociones, ¿cómo luchar contra el hambre “emocional”? Antes de ir por ese alimento reconfortante, DETÉNGASE & PIENSE.… pregúntese, “¿De veras tengo hambre?” ¿O estoy comiendo debido a mis emociones? Si seleccionó la segunda, entonces, ¿qué necesita ahora mismo y que podría calmarle en lugar de la comida? ¿Necesita:

Contacto social? Intente lo siguiente:

  • Contacte a un amigo mediante FaceTime, Skype, Zoom o por teléfono.
  • Dialogue con familiares que estén en casa.

Actividad o movimiento? Intente lo siguiente:

  • Participe de movimientos que DISFRUTE
  • Yoga
  • Camine o corra en su tiempo de almuerzo
  • Pasee a su perro
  • Tome una clase de ejercicios en línea
  • Baile mientras prepara el almuerzo o la cena
  • Vaya a un paseo en bicicleta

Estímulo mental? Intente lo siguiente:

  • Haga un rompecabezas
  • Juegue a un juego
  • Lea o escriba
  • Coloree, dibuje o pinte
  • Teja o haga crochet

Soledad? Intente lo siguiente:

  • Tome un baño
  • De un paseo (a solas)
  • Busque un lugar en casa donde pueda estar solo
  • Tome una siesta

Espiritualidad? Intente lo siguiente:

  • Rece
  • Escriba un poema
  • Medite
  • Cante una canción

Lo esencial es poder identificar cuándo come por un impulso emocional y buscar otros mecanismos para lidiar con ello. Esperamos que esto sea de ayuda durante el corto plazo en el que nuestro futuro es incierto.  En pocos días recibirá otro mensaje sobre nutrición que abordará los tipos de alimentos en los que enfocarse durante estos tiempos. ¡Cuídese!

Fuentes:

Adaptado de Behavioral Health and Nutrition Fact Sheet: Stress Management

Adaptado de Virtue, Doreen. Constant Cravings A-Z. (Carlsbad, CA: Hay House, 1999)